Dime lo que comes y te diré de qué padeces

Hemos escuchado muchas veces que somos lo que comemos y que nuestro estilo de vida refleja nuestras creencias sobre la salud. Sin embargo, debemos aceptar que las comidas más deliciosas no siempre son las más nutritivas y que solemos caer en la tentación de optar por alimentos poco saludables.

Los alimentos con exceso de sal y grasas típicas de los restaurantes de comida rápida han demostrado favorecer las dolencias cardíacas. De igual manera que el aspartamo que se encuentra en los endulzantes también ha sido relacionado con el cáncer y los problemas neurológicos; y los colorantes alimentarios de las bebidas gaseosas, los dulces, los pasteles y los alimentos para mascotas también se han relacionado con el cáncer en animales de laboratorio. Además, el azúcar blanco no es muy recomendable para la salud. Por esta razón, te recomendamos que leas bien las etiquetas de los alimentos que compras. No te fijes únicamente en las calorías que contienen. Buscar y analizar los ingredientes del etiquetado resultará fundamental. El problema, sin embargo, radica en que las compañías alimenticias tienden a hacer que la búsqueda de estos ingredientes sea bastante tediosa, ocultándolos en el empaquetado o haciendo las letras demasiado pequeñas.

Además, los nombres de estas sustancias químicas pueden complicar las cosas todavía más, ya que suelen ser muy largos y difíciles de entender. Por lo tanto, si estás leyendo la lista de ingredientes y descubres que son muy largos y difíciles de leer, lo más probable es que ese producto contenga muchísimos aditivos químicos. Recuerda que los alimentos que eliges se verán reflejados en tu salud y figura.

Por: Carolina Gaviria, NCC
Please reload

Destacado

Propiedades del yacón para diabéticos

1/1
Please reload

Publicaciones Recientes
Please reload

Síguenos en:
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • YouTube Long Shadow